¿Y si fuéramos adictos a Internet?

Internet puede llegar a ser una herramienta fascinante de comunicación, y también abrirte las puertas a un mundo lleno de posibilidades y de ocio, pero a su vez se puede convertir en un riesgo psicosocial. En Noucom, empresa local de Internet, hemos querido investigar y documentarnos para ver cuáles podrían ser estos riesgos e informar a nuestros clientes y usuarios para estar prevenidos.

Últimamente suenan las alarmas alrededor de este tema, ya que se está demostrando cómo la adicción a Internet podría ocasionar en el usuario una pérdida de atención, relación y a tener una percepción errónea de la realidad, tal y como afirma una investigación de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla. Este abuso en muchas ocasiones está relacionado con la necesidad de evadirse de la realidad y de huir de ella, siendo los jóvenes los más vulnerables y expuestos a este tipo de adicción. Es por ello que es importante estar informado y tomar medidas preventivas. Tal y como señala la OMS, aproximadamente un 7% de los usuarios que habitualmente utilizan internet en España pueden haber desarrollado un comportamiento adictivo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los síntomas que destacan de esta nueva patología son, entre otros, el nerviosismo, la ansiedad y la necesidad de estar constantemente pensando qué sucede en la red. Lo más característico de ser adictos a Internet es que las propias personas que la padecen, pese a conocer su estado de dependencia, lo siguen utilizando. Esto hace que los más pequeños de la casa pasen gran parte su día enganchados a las nuevas tecnologías, encerrados en su habitación, alejados de entablar cualquier tipo de comunicación con el mundo real.

Y es que la línea que supera el abuso de la dependencia es muy fina, por lo que es tarea de los padres el estar atentos a los comportamientos de sus hijos, puesto que los adictos a las nuevas tecnologías no son conscientes del peligro que corren.

Desde Noucom, pensamos que las nuevas tecnologías y el uso de Internet es positivo si se hace de forma responsable, pero negativo si se abusa de ello. Controlarlo y conocer los efectos es clave para no caer en adicciones u otros riesgos a los que los más jóvenes están expuestos diariamente.

 

 

¿Eres adicto a Internet? ¡Detéctalo!

Las nuevas tecnologías forman cada vez más parte de nuestra vida, los móviles, tablets, ordenadores o videoconsolas conectadas a la red son ya una prolongación de nosotros mismos. En cierta manera mejoran nuestra calidad de vida, nos dan libertad para ciertas cosas y una mayor comodidad a la hora de realizar ciertas tareas. Pero como toda parte positiva, existe también otra negativa. Así que lanzamos la pregunta: ¿somos adictos a Internet y las nuevas tecnologías? Según la OMS, en España se calcula que entre un 6 y 9% de los usuarios que utilizan Internet puede haber desarrollado algún tipo de adicción. Y, lo que es aún más alarmante, un 33% de las consultas de pediatría tienen que ver con temas relacionados con Internet o el uso del móvil. Según otro estudio reciente de Kelisto, casi 50.000 adolescentes tienen adicción a Internet, y casi un millón está en riesgo de padecerla. Cifras sin duda alarmantes.

¿Eres adicto a Internet? ¡Detéctalo!

Pero, ¿qué significa ser adicto a Internet?

Según Wikipedia, la ciberadicción, o trastorno de adicción a Internet, supone un uso abusivo de las nuevas tecnologías a través de los distintos dispositivos que interfiere con la vida diaria. Según una Investigación sobre conductas adictivas a Internet entre los adolescentes europeos, Eu.net.ad, cree que se puede hablar de adicción cuando se emplean más de 18 horas a la semana jugando con el ordenador, cuando se pasan más de 14 horas en redes sociales o se tienen más de 500 amigos online.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de un uso abusivo de Internet?

Como con todo, la moderación es la clave de todo. Pero para aquellos que ya han cruzado la delgada línea entre lo correcto y lo excesivo, puede detectarse:

  • Un incremento de fracaso escolar o laboral
  • Tendencia a la soledad, introversión o aislamiento
  • Una conducta agresiva
  • Aumento de la ansiedad
  • Alteración del sueño y la alimentación

¿Cómo prevenir esa adicción a Internet?

En China, para proteger a lo que ellos llaman “cyberyonkis”, se realizan descargas eléctricas. En nuestro país, no vamos a llegar a este extremo, así que a continuación enumeraremos algunos consejos a tener en cuenta para mantener a raya el uso de Internet. Pero algo primordial es también hablar con algún especialista que pueda asesorarnos mejor ante este tipo de conductas:

  • Lo primero que hay que tener en cuenta ante cualquier adicción, es que la persona que lo padece, debe aceptar y admitir que necesita hacer algo para cambiar esos hábitos.
  • Habría que poner un límite de tiempo al uso de los dispositivos móviles, es decir, añadir una alarma con un tiempo máximo de uso, limitando la conexión a unas horas previamente pactadas.
  • Incluir en la rutina diaria otras actividades que no impliquen el uso de Internet. Desde ayudar en las tareas del hogar, quedar con amigos, ir al cine, hacer deporte, etc. Todo sin teléfonos de por medio.

Y, sobre todo, es necesario educar y educarse acerca de las nuevas tecnologías y lo que conlleva su uso, hay que moderar su consumo y, lo más importante, mantenerse conectado del mundo real.