Hedy Lamarr, o la actriz que inventó el WIFI

¿Quién fue Hedy Lamarr? Hedy fue una actriz judía nacida en Viena en 1914 que se hizo famosa por sus películas en Hollywood, pasando a la historia por varias razones. Una de ellas es que protagonizó, en 1932, el primer desnudo de la historia y el primer orgasmo de la gran pantalla. La otra razón, y la que más nos interesa, es que esta Hedy tenía una cabeza brillante, ya que desarrolló la teoría del espectro ensanchado, o lo que hoy conocemos como WIFI. El pasado año, con motivo de su 101 cumpleaños, Google le dedicó a la actriz e inventora, este Doodle:

Desde muy joven, con sólo 16 años, protagonizó Éxtasis, película que la lanzaría al estrellato, lo que supuso que le llovieran contratos millonarios para seguir trabajando como actriz. Y lo hizo durante un tiempo, pero tras su primer matrimonio con el magnate de la industria armamentística y próximo al fascismo Friedrich Mandl, al que consideró una cárcel, y cansarse del mundo de las cámaras y los flashes, Hedy Lamarr continuó sus estudios de ingeniería.

Hedy lamarr wifi

Fue entonces cuando en plena segunda guerra mundial, Hedy desarrolló y potenció su interés y pasión por la ciencia y la tecnología militar. Esto hizo que el año 1941 presentara, junto al compositor George Antheil, la solicitud de patente “Secret Communication System”, que fue concedida en agosto de 1942. Este sistema, que sentó las bases para las comunicaciones inalámbricas que hoy conocemos, consistía en evitar que los torpedos enviados por las tropas aliadas fueron detectados por los nazis.

Hedy lamarr wifi

Este sistema, aunque finalmente no se usó en la II Guerra Mundial, sí fue aplicado por los EEUU durante la crisis de los misiles en Cuba. ¿Lo sabías? Ahora ya sabes quién puso la primera piedra para tener hoy comunicación inalámbrica.

Cómo saber si tu vecino te roba conexión WiFi

El robo de WiFi entre vecinos está a la orden del día. Por ese motivo se nos ocurre pensar que algún listillo nos está robando WiFi cuando nuestra conexión pierde velocidad. Eso sí, después de haber llamado a la compañía que nos presta el servicio para quejarnos, ¿verdad?

Si en alguna ocasión te has encontrado en esta situación, puedes comprobar fácilmente si el vecino del 5º te está chupando la sangre. Los primeros indicios de que alguien puede estar utilizando nuestra conexión sin permiso son:

  1. Nuestra conexión se ralentiza a ciertas horas concretas del día.
  1. La luz del router destinada al WiFi, también denominada WLAN, continúa parpadeando tras apagar completamente todos los dispositivos inalámbricos de la casa.

Existen programas que identifican fácilmente si hay alguien más conectado a nuestra red

Una vez identificados estos primeros indicios ha llegado la hora de descubrir al impostor ¿Cómo? Puedes instalar programas para identificar dispositivos que estén conectados a tu red. Para ordenador dispones de aplicaciones como Airsnare, Wireshark o Zamzom Wireless. Si prefieres aplicaciones para teléfono, puedes descargarte IP Network Scanner o Fing tanto para iPhone como para Android.

Robo Wifi

Una vez instalados tan sólo tendrás que contar los dispositivos que están conectados al WiFi y comprobar que coinciden con los que te muestra la aplicación. De forma que al desconectar todos los aparatos inalámbricos que tengas en casa no te aparezca ninguno en el listado, de lo contrario ahí tienes la prueba de que tus sospechas se han confirmado, el vecino del 5º es tan …… como pensabas.

Mediante las direcciones IP podrás comprobar si alguien se ha conectado a tu router con anterioridad

Eso sí, tan sólo podrás cazarlo si están conectado en el momento en el que haces la comprobación. Si quieres saber si alguien se ha conectado con anterioridad, accede al router y escribe la dirección del aparato en el navegador. Te pedirá el nombre de usuario y contraseña que podrás consultar a tu operador o buscarla en el manual del aparato. Una vez dentro, buscas el registro del router y verás las direcciones IP de todos los dispositivos que se han conectado últimamente.

Ahora sólo te queda el último paso, bloquear a los intrusos y proteger el router para que no te vuelva a suceder. Para ello sigue las siguientes recomendaciones de configuración:

  1. Cambia la contraseña por una que sea más segura: Sobretodo si nunca has cambiado la que viene por defecto con el router. Combina números, letras mayúsculas y minúsculas y símbolos.
  2. Restablece la contraseña de acceso: De esta forma evitarás que los listillos accedan a tu router y les impedirás que consigan con éxito sus fechorías.
  3. Usa siempre el protocolo WPA2, que es más seguro que WEP. Si tu router tiene configurado WEP, compra un router nuevo o pídeselo a tu operadora de telefonía.
  4. Usa IP estáticas.
  5. Cambia el nombre de tu red: Los router informan de su presencia, y en muchos casos identifican el dispositivo con el nombre del operador. Esto hace que la contraseña sea más fácil de descubrir por los malhechores.

En resumen, encuentra las pistas que evidencien el robo de WiFi, confirma tus sospechas mediante las aplicaciones que te recomendamos, protege tu router y ¡voilà! Olvídate de los intrusos.